Mejorar tus escritos en cinco sencillos pasos

Escribir me hace pensar en la cocina. Recuerdo que la primera vez que hice paella fue en Londres en 2010, el amigo que me alojaba me lo pidió. Llamé como cuatro veces a mi madre, asustada por la petición, y ella me indicó como pudo. El resultado fue decente aunque muy soso. Me indignó un poquito que mi amigo pusiera en su plato chile picante en polvo a mansalva. Poco después, en venganza, él me enganchó al picante.

He visto hacer paella a mi madre en cientos de ocasiones, para aprender bien de ella hay que observar cómo cocina porque preguntarle por una receta es hacerle una entrevista, casi un interrogatorio, hay que ir sonsacándole información: si pones el tomate antes o después, o qué lleva la picada, o cuántos gramos de tal. «Ah, sí, claro, también». En casa siempre hemos sido dispersas en nuestra forma de narrar.

Ahora me sé los pasos de memoria, pero nunca hago paella. No me va a salir igual que la de mi madre, le voy a querer poner guindilla, lo que a ella le parecería indignante, o guisantes, que ya no añade porque mi hermana se pasaba una hora sacándolos del plato.

Y esta analogía culinaria es para deciros: no copiéis a vuestros referentes. No vale la pena. Si me pedís paella, lo haré, pero prefiero el arroz con curry.

Podéis escribir cuentos, o poesía, o novela, como vuestros admirados autores. Pero cualquier similitud planeada, o inconsciente, no funcionará. No copiéis, aprended.

Como en la cocina, la práctica hace a la maestra.

Photo by Vaibhav Jadhav on Pexels.com

Si escribís, he de suponer que también corregís, y es probable que, al igual que yo, sea la parte que os gusta menos.

Por eso os quiero compartir cinco pasos que sigo y me ayudan en el proceso de corrección. No es ciencia probada, y no sustituye a ningún corrector externo y profesional. No importa, además, el orden en que apliquéis esto.

-MENTE:

Mi tía materna dice “mayormente” hasta la saciedad. Es muy fácil caer en la tentación de los adverbios acabados en “mente”. Así que os propongo que, una vez terminado el texto, los subrayéis y busquéis un sustituto. Probad a sustituirlos, decidid no utilizarlos, o marcad un límite muy bajo, uno o dos por cada 1000-1500 palabras y nunca en el mismo párrafo.

No somos conscientes de todo el léxico que conocemos y apenas usamos. Lo que me lleva al siguiente punto.

-VERBORREA Y PARAFRASEAR:

Escribir no es una exhibición de vuestro conocimiento lingüístico. Todos hemos pasado por esa fase en la que queremos demostrar nuestro dominio de una lengua, regodearnos en lo bien que escribimos, y matar un párrafo con una subordinada bien larguita. Hay que aprender a controlar nuestra verborrea, y también, hay que saber parafrasear. Dicho de otra forma, tenemos que aprender a sintetizar nuestras ideas, y la forma más simple y directa, suele ser la mejor opción.

Esto no quiere decir que no os podáis permitir algún toquecito barroco de vez en cuando. Pero os sorprendería la de autores que se quieren marcar un tanto, y acaban haciendo el ridículo. No hace mucho leí en una novela publicada por Blackie Books, narrada en primera persona, que la autora decía que “engulló despació la comida”. Engullir significa tragar, casi sin masticar. Es un detalle, pero me sacó del texto durante varias páginas.

Photo by Lisa Fotios on Pexels.com

-LEE EN VOZ ALTA:

Este truquito no es un mérito personal. Una de mis mejores amigas, cuando paso mis textos, suele leer ciertos pasajes en voz alta para ver cómo suenan. Y os puede sorprender lo que descubriréis siguiendo esta práctica. Leyendo en voz alta os daréis cuenta de si habéis conseguido dotar de naturalidad a vuestros escritos, por muy fantástico que sea el tema. Es, por supuesto, un ejercicio imprescindible para los diálogos, a no ser que contéis con una persona de teatro en vuestras vidas. Apunte: escuchad a la gente que hace teatro, son la aristocracia del diálogo.

-MANÍAS:

Mi manía recurrente es la referencia. No os imagináis lo mucho que me tienta meter referencias en mis textos. Me vuelven loca las letras de canciones, mencionar lugares, encubrir títulos de libros, y hasta referencia a otros relatos pasados. Hubo una temporada que me volví loca con lo de “esculpir en el tiempo”, hasta que un amigo me paró los pies.

Igual que hacéis con los “mente”, si tenéis tendencia a ciertas palabras, buscadlas una vez terminado el texto. También podéis buscar de paso la palabra “cosa”, o todas esas frases manidas que se reproducen como setas cuando te despistas.

-DUDAR:

Esto lo aprendí en Traducción, y puede ser una virtud, o una auténtica maldición. Duda incluso de lo que sabes. Es decir, comprueba el uso y el significado de las palabras y de las construcciones, busca la frecuencia, y en qué tipo de textos aparecen. Yo suelo dudar más en el momento de escribir. Pero no deis por hecho que lo escrito es definitivo, escribir es reescribir.

Sin embargo, tened cuidado, no caigáis en la trampa de la perfección, porque la lengua es un material orgánico que no busca ser perfecto, sino útil. Además, ¿necesitáis un texto impecable desde el punto de vista técnico, o que plasme bien vuestra historia y genere unos ciertos sentimientos?

Photo by Suzy Hazelwood on Pexels.com

Y el BONUS: Dejad reposar el texto antes de compartirlo. Es quizá un consejo muy obvio. Escribir, a veces, me hace sentirme en la cresta de la ola, y en cuanto pongo punto y final, estoy muy tentada de pasárselo a alguien para que lo lea. ¡No lo hagáis!

Decidme si vuestro proceso de corrección se parece al mío, o si os han ayudado estos truquitos. Y si os gusta mi trabajo, por favor, considerad brindarme vuestro mecenazgo.

¡Nos leemos pronto!

1 comentario en “Mejorar tus escritos en cinco sencillos pasos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s