Mi registro de lecturas

Nunca he sido buena ni manteniendo un diario ni una agenda. Sin embargo, siempre me ha gustado mantener un registro de lecturas, y solía tener una libreta donde las apuntaba hasta que empecé a utilizar la plataforma Goodreads. Si no la conocéis, muy resumidamente, esta aplicación os permite registrar vuestros libros y descubrir nuevos a través de las recomendaciones; conectar con otros lectores y seguir a vuestros autores favoritos, y participar en el “Goodreads Reading Challenge. ¿Cuántos libros creéis que sois capaces de leer en un año? El reto de Goodreads es un poco controvertido: por un lado, parece motivar a leer más, y por otro, obsesionarnos con llegar al maldito número de lecturas establecidas. Un consejo: es un reto editable, siempre estáis a tiempo de bajar la cifra. Ah, y que no se me olvide mi función favorita de la plataforma: al final de año os generará una infográfica sobre vuestras lecturas.

Pero no venía a informar sobre Goodreads, sino sobre mi Book Log personal (perdonadme el anglicismo, “Registro de lecturas” me resulta demasiado mercantil). Este año he decidido recuperar mi libreta pero dándole una vuelta de tuerca, y la he convertido en un registro atractivo y personalizado. Si necesitáis ideas estéticas sobre book logs, encontraréis cientos en Pinterest, de donde yo saqué la inspiración inicial. Además, tenía un cuaderno pequeño de puntos con el que no tenía muy claro qué hacer porque prefiero practicar el lettering en hoja blanca o rayada.

Photo by Negative Space on Pexels.com

Esto es lo que yo registro en mi book log; voy abriendo las páginas para ir relatando lo que tengo en orden:

-Mis propósitos lectores, que ya expliqué en esta entrada. Estamos a febrero y sé que no voy a conseguir el primero (comprar solo veinte libros) porque ya me he comprado seis. No obstante, estoy segura de que voy a conseguir leer diez ensayos feministas y las cinco relecturas. Lo primero porque me he unido a un grupo donde se hacen lecturas conjuntas y debates sobre feminismo, y lo segundo, porque he hecho la primera relectura del año, así que ya solo me quedan cuatro. En la página donde tengo los propósitos, me he puesto una pegatina de un oso perezoso sonriente que dice en un bocadillo “Let’s Go, I can do this” para darme ánimos. Siempre empiezo el año siendo muy optimista, me temo.

-El dibujo de las estanterías de mis lecturas para 2021. De momento, he dibujado tres estanterías y siete libros. Cuando termino una lectura, dibujo un nuevo libro, lo pinto de un color e intento escribir el título de forma clara. Me gusta esta idea porque es un dibujo en constante progreso, durante un tiempo muy largo, y tengo curiosidad por cómo quedará el resultado final.

-Mis categorías, por género y colores. El día que preparé el esquema inicial del book log tenía los rotuladores a mano y me vine arriba con una clasificación por colores poco realista porque no la estoy siguiendo mucho en las páginas dedicadas a los meses y donde apunto los títulos leídos. Pero por si interesa, he creado quince etiquetas: ficción, clásicos, terror, ciencia ficción, fantasía, bizarro, crimen y “true crime”, romántica (ni idea de por qué), cuentos, cómics, feminismo, no ficción, ensayo personal, álbum ilustrado y biografías. Mi idea era poder hacer al final una especie de gráfico, pero para próximos años tengo que montarme lo de la categorización de otra forma.

Photo by Nubia Navarro (nubikini) on Pexels.com

-Las páginas de los meses. Aquí apunto, en tres columnas: fecha de publicación de la obra, si es autora o autor y su nacionalidad; título y autor, y las estrellas que le doy, como en Goodreads. Al final de la página, marco cuántos libros he comprado, cuántos son prestados de la biblioteca o de mi novio y amigos, y cuántos libros son lecturas pedientes de mi megapila. Por ejemplo, en enero leí cuatro libros: uno de la biblioteca, uno que compré en enero, y dos de la pila de pendientes. Y me compré tres libros ese mes. Como veis, aunque solo sea febrero, sé por qué no voy a cumplir mi primer objetivo.

-Luego tengo, tras cada mes, una página para dibujar algo relacionado con cada lectura. Quizá, cuando el año termine, reuno todos estos mini-dibujos en uno solo, será interesante ver el popurrí.

-Y luego tengo páginas especiales intercaladas entre los meses. De momento: una donde apunto las relecturas y otra donde he pegado un pequeño mapa político para poder pintar los países por los que he pasado con mis lecturas. Por ahora solo he viajado a Estados Unidos, Inglaterra (como la Isla está dividida, Gales, Escocia y el Ulster de momento están en blanco), Francia, Austria y Ucrania. Me faltará una página para apuntar los ensayos feministas y las infográficas de final de año.

Y hasta aquí esta entrada sobre registros. Contadme, ¿utilizáis un registro manual de lecturas? Si es así, me encantará leer cómo os organizáis. Y más adelante, cuando esté más llenito, enseñaré la humilde libretita, posiblemente en mi canal de Twitch, que estreno mañana a las cuatro y media de la tarde para contaros un poco sobre El baile de Irène Némirovsky. Recordad que en Twitch, las transmisiones solo se encuentran disponibles durante dos semanas.

1 comentario en “Mi registro de lecturas”

Responder a Viajar con la literatura – Jennifer Camacho Montes Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s